Print Shortlink

Publagia, todo lo que debes saber

La pubalgia en sí es un dolor situado en la zona del pubis (de ahí su nombre), entre los huesos ilíacos que unen la columna con el sacro y las caderas, justo por encima de los genitales. La pueden provocar diferentes procesos inflamatorios, ya sean musculares, articulares, tendinosos, etc.

Generalmente, la sufren los deportistas, siendo una lesión muy típica, por ejemplo, en los futbolistas veteranos, y es más frecuente en aquellos que lo practican en terrenos duros o demasiado blandos e irregulares.

Prevenir la pubalgia

También pueden aparecer los sintomas de la pubalgia sin haber realizado deporte alguno, como consecuencia de un simple sobreesfruezo, mientras se hacen las labores de casa por poner un ejemplo cotidiano.

Causas de la pubalgia

Los músculos que, generalmente, provocan una pubalgia son los abdominales por arriba y los aductores por debajo. Además, la zona del pubis es una zona donde se insertan muchos tendones, así que cualquier “tirón” o sobrecarga en esa zona puede llegar a provocar dolor o inflamación.

En la mayoría de ocasiones, se trata de una simple tendinitis, pero, de forma y manera ocasional, puede provocar edema óseo o, incluso, fracturas en una de las ramas públicas. Suele afectar a deportistas de alta competición tras una apertura exagerada de las piernas, al realizar abdominales o tras una simple caída.

Pubalgia sintomas

sintomas de pubalgia

Los síntomas más comunes de la pubalgia son dolor y sensación punzante o quemazón en la zona pública, que puede irradiarse a las ingles, la vagina o los testículos y ocasionar inestabilidad en dicha zona afectada. Las molestias aumentan al intentar levantarse de una silla o de la cama, al subir las escaleras, al tener relaciones sexuales y al practicar deporte.

Cuando es un dolor leve, permite seguir practicando deporte, pero el dolor puede ir en aumento, obligando de forma general a tener que hacer reposo deportivo o limitar los ejercicios físicos durante unas cuantas semanas, dependiendo siempre de la intensidad de los síntomas de pubalgia.

Cómo diagnosticar la pubalgia y sus sintomas

La historia clínica y la exploración física del paciente dan mucha información sobre la posible patología y ayuda de forma y manera considerable a su diagnóstico. Además, es habitual tener que solicitar radiografías de la pelvis y, a veces, una ecografía. Si se sospecha que hay afectación de hueso o articular, se pueden realizar una gammagrafía ósea o una resonancia magnética.

Pubalgia tratamiento

La mejor forma de tratar la pubalgia es, sin lugar a dudas, el reposo deportivo absoluto, sobre todo si la actividad fuerza la zona afectada, mientras duren las molestias y durante al menos un mes después de que hayan desaparecido los sintomas de pubalgia. La fisioterapia suele ayudar y mucho a controlar la inflamación y el dolor en las fases más iniciales y, poco a poco, prepararla para que se pueda reincorporar al deporte habitual lo antes posible.   

Tratamiento contra la pubalgia

La natación es un deporte que ayuda a fortalecer los músculos abdominales y favorece mucho una recuperación aún más rápida si cabe. En ocasiones, resulta necesario también realizar infiltraciones con antiinflamatorios y, si no se observa mejora alguna tras aproximadamente un año con rehabilitación, puede resultar más que necesario tener que recurrir entonces a la cirugía.

La intervención, en estos casos, permite la reincorporación a la vida normal en menos de tres meses y la realización del ejercicio físico que se hacía anteriormente.

Leave a Reply


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 5 7 ?